4. TENSIÓN ESTÁTICA

 

Fotografía de rodaje de la pelicula "Hereje", dirigida por Ignacio Oliva. © Demian Ortiz, babelestudio.com
La actriz Diana Bernedo como Semenkhare. Fotografía © Demian Ortiz, babelestudio.com

por Ignacio Oliva

Coincidí con Juan Muñoz a principios de los noventa en el Instituto de Estética que dirigía José Jiménez. Yo tenía 28 años, acababa de llegar a Madrid e instalarme en una habitación en casa de Juan Luis González, que entonces estaba montando la editorial Valdemar. Nos presentó Fernando Castro. Aquella tarde di una charla sobre cine expresionista. Allí también estaba Alberto Ruiz de Samaniego.

No sé muy bien por qué hablamos primero de la compositora rusa Sofía Gubaidúlina, a la que Juan conocía muy bien y después del cine alemán de la República de Weimar. Le interesaba especialmente lo que llamó“la tensión estática”en las películas de Friedrich W. Murnau.

Fotografía de rodaje de la pelicula "Hereje", dirigida por Ignacio Oliva.
Trabajando en la sala de postproducción junto a Miguel Ángel Roque en la construcción de los escenarios de la película.

Muchas veces he pensado, años después,en aquellas palabras, la huella de la imagen y la tensión del tiempo extendido,algo que luego me recordó también en cierto sentido 24 hours Phsycho de Douglas Gordon y la mente del personaje de la novela de Don de Lillo.

Fotografía de rodaje de la pelicula "Hereje", dirigida por Ignacio Oliva.
Diseñando el alzado del palacio real para “Hereje”, dirigida por Ignacio Oliva.

El crítico e historiador Adrian Martín dijo que hay películas para sumergirse. Me gustaría que HEREJE fuera una película para sumergirse en el pasado desde una cierta tensión estática, un ritmo narrativo extendido en el espacio que hemos situado con secuencias y planos largos, hieráticos, dotados de cierta sobriedad.Egipto fue una cultura extraordinariamente conservadora y estática, que cambió muy poco a lo largo de muchos siglos, una cultura dominada por valores eternos y concepciones inmutables, dominada también por la síntesis, la línea recta y el ángulo recto, como observó Worringer.

Desde esa tensión estática del espacio, el plano y la puesta en escena, HEREJE aborda algunas de las primeras acciones políticas de la antigüedad: los tratados y alianzas,los pactos y negociaciones, que no se conocían antes del tiempo del audaz y poderoso Amenhotep III, padre de Akhenatón. También asoman la desconfianza y la traición.

Fotografía de rodaje de la película “Hereje”, dirigida por Ignacio Oliva. © Demian Ortiz, babelestudio.com

Los años últimos de Akhenatón fueron críticos, ambiguos. Se movieron entre el idealismo, la megalomanía, el delirio y el miedo,como indican estas palabras de la época: “El país gira sobre sí mismo como un torno de alfarero… el río se llena de sangre, el duelo cruza el país mezclado con lamentaciones… Pequeños y grandes dicen: ¡Ojalá estuviera muerto!”.

El poder se jugó en la distancia corta, tal como sucede hoy, lejos de los escenarios de la guerra. Una voluntad política universalista y rupturista se enfrentó ala lógica nacionalistade un clero conservador, muy unido al estamento militar. Ese es el recorrido de esta película.

Fotografía de rodaje de la película “Hereje”, dirigida por Ignacio Oliva. © Demian Ortiz, babelestudio.com

 Tarkovsky citaba el Eclesiastés para decir que hay un tiempo para lanzar piedras al río y un tiempo para recogerlas. HEREJE es una elegía sobre el tiempo de recoger lo sembrado por un sueño, que acabó sepultado durante más de tres mil años en la arena del desierto.

 

 

 

Anuncios
4. TENSIÓN ESTÁTICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s