2. ORIGEN

© Fotografía: Demian Ortiz
© Fotografía: Demian Ortiz

 

por Ignacio Oliva

Todas las  películas en las que hay un texto dramático, desde la más costosa hasta la más modesta, nacen de la misma forma: un escritor tiene una idea y se pone a trabajar en ella durante meses o años para crearla. Así nació HEREJE, hace algo más de cuatro años.

Como guionista (re)creo habitualmente el mundo, tan complejo y diverso como la realidad en que vivo, pero si el problema es imaginar la vida del remoto Egipto antiguo, esta tarea requiere una labor previa de documentación, cuya dimensión va unida al tipo de película que quiero componer. El sentido de hacer HEREJE ha sido plantear un tipo de película en cuyo contenido sea distinta a cualquier otra que se haya hecho hasta ahora sobre este argumento.

La inmersión histórica me llevó 2 años, un tiempo en el que estuve bastante ajeno al ruido cinematográfico circundante, leyendo y tratando de “vivir” ese otro tiempo para intentar imaginarlo: Muchas lecturas en varios idiomas,decenas carpetas en mi ordenador, entrevistas con egiptólogos, asiriólogos y especialistas en Oriente antiguo, cientos de notas… Esos años fueron un laberinto fascinante pero interminable,a veces inabarcable; no podía leer otra cosa, no podía pensar en otra cosa.

Todos los guionistas sabemos que hay historias que llegan a ser películas y otras que no, y eso no depende de nosotros, por eso esta profesión puede llegar a ser tan frustrante.Desde hace ya algún tiempo no quiero escribir películas que no pueda dirigir, y cuando tuve una versión adecuada para rodar HEREJE nos pusimos a trabajar en ella, con rigor y determinación.

© Fotografía: Demian Ortiz
© Fotografía: Demian Ortiz

Siendo el cine contemporáneo un espacio tan abierto, amplio y diverso, de él me interesan muchas cosas pero mi territorio es escribir personajes, crear un mundo para ellos, dejarme llevar por el hechizo de sus vidas y vivirlas con ellos. Es un planteamiento clásico y sencillo:intentar emocionar con las vidas de mis personajes yhablar del mundo en que vivo a través de ellos. El tiempo es el mismo -histórico o presente- para contar historias de seres humanos y sus emociones. Una película histórica es siempre contemporánea -dice David Lynch- porque la hacemos desde el punto de vista del presente.

En HEREJE he disfrutado y sufrido creando esas vidas y esas emociones que conducen a los personajes, siguiendo además la sencilla regla de Lumet y de mi amigo y maestro Carlos Pérez Merinero, al que tanto echo de menos: Intentar dar a los personajes buenas razones para hacer lo que hacen. Parece que lo estoy viendo, en el Góngora, ante un 103 con hielo…

Anuncios
2. ORIGEN

Revolución

Revolución: el turbulento reinado de Akhenatón.
Fotografía y diseño gráfico © Demian Ortiz

Han sido muchos los egiptólogos que han utilizado esta palabra para referir al  turbulento reinado de Amenhotep IV, que se hizo llamar Akhenatón, sucedido en el siglo XIV a. C.

Heredero inesperado del trono de Egipto en el momento de mayor esplendor de toda su historia -el largo y fructífero reinado de su padre Amenhotep III- y tras la temprana y misteriosa muerte de su hermano Tutmosis, primer heredero al trono, Akhenatón fue proclamado rey de Egipto con el nombre de Amenhotep IV, siguiendo la tradición familiar.

Amenhotep IV había sido educado como sacerdote en la tradición del culto al dios de la XVIII dinastía, el disco solar Atón, y como faraón sacerdote dedicó su vida a proclamar una nueva idea del mundo desde esta antigua tradición de reyes solares, que se remonta a la época de las pirámides.

Toda revolución supone un impulso y esto fue lo que hizo este rey de la antigüedad, seguido por su esposa la reina Nefertiti, cuando proclamaron por primera vez en la historia el monoteísmo y cambiaron así el curso de la historia de Egipto y también el curso de la historia de la humanidad.

¿Pero cómo fueron realmente Akenatón y Nefertiti? Su historia ha sido tratada por el cine en diversas ocasiones pero HEREJE presenta una lectura distinta de este argumento histórico, a nuestro modo de ver, dudosamente entendido hasta ahora. HEREJE profundiza en fuentes egiptológicas para entender mejor su historia y su proyecto revolucionario, en sus luces y sus sombras, como descubriréis si seguís con nosotros esta aventura.

HEREJE es una película de interiores, un drama encerrado entre los muros de palacio, donde se muestran intrigas de poder en el terreno íntimo de emociones enfrentadas respecto a un sueño utópico, al mismo tiempo que muestra el temor de la familia real egipcia ante su sombrío y turbio destino.

Puede que la revolución impulsada de Akhenatón y Nefertiti causara un gran desconcierto y sufrimiento a su pueblo, pero también ofreció luz a las tinieblas del oscurantismo y la codicia de los sacerdotes del dios Amón, la deidad principal de Egipto, y más de treinta siglos después, su leyenda continúa viva y llena de hechizos, y en cierto modo nos habla también de nosotros, de sueños y pasiones profundamente humanas.

 

Revolución